Salud Digestiva

Espirulina: ¿Por qué incluirla en tu alimentación?

Beneficios de la espirulina

Espirulina: ¿Por qué incluirla en tu alimentación?

La espirulina es una cianobacteria de color verde azulado en forma de espiral a la que se le atribuyen numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Hace parte de los productos conocidos como un suplementos nutricionales debido a su excelente fuente de minerales, vitaminas, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, proteínas, entre otros. Gracias a los diversos beneficios que proporciona para la salud, se considera como un súper alimento.

La espirulina cobró cierto protagonismo en el siglo XX; ya que gracias a sus propiedades se empezó a utilizar como un producto comestible por humanos y animales.

Actualmente organizaciones como la NASA o la Agencia Espacial Europea se encuentran haciendo estudios de esta cianobacteria para valorar la posibilidad de incluirla en la alimentación de los astronautas.

¿Qué contiene la Espirulina?

  • Proteínas: tiene una proporción de proteínas superior a la de otras fuentes, aportando un 65 por ciento de éstas al organismo.
  • Fácil digestión: la espirulina carece de celulosa, lo que hace que sea más fácil de digerir, incluso para las personas con mala absorción intestinal.
  • Lípidos: los ácidos grasos esenciales ocupan una importante proporción en la composición de la espirulina.
  • Minerales: la espirulina tiene una cantidad relevante de potasiomagnesiocalcio, zinc, manganeso, selenio, hierro y fósforo.
  • Vitaminas: la espirulina contiene una alta cantidad de vitaminas diversas como por ejemplo la vitamina E  y otros elementos que destacan por sus propiedades antioxidantesbetacaroteno y todas las vitaminas del grupo B. Sin embargo, la vitamina B12 que aporta no es biodisponible para humanos, por lo que no sirve para sustituir la suplementación que requieren los veganos y vegetarianos.
  • Pigmentos: posee pigmentos en altas cantidades que podrían tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios.
  • Alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados.

 

¿Por qué tomar espirulina?

La espirulina sirve para prevenir y tratar diversas enfermedades

La espirulina sirve para prevenir y tratar diversas enfermedades como la hipertensión, ya que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y promueve la producción de óxido nítrico; la rinitis alérgica, reduciendo las secreciones nasales, la congestión, los estornudos y la comezón, debido a que fortalece el sistema inmune; la anemia, debido a su contenido de hierro; la diabetes, debido a que aparentemente ayuda a incrementar la sensibilidad a la insulina y a reducir rápidamente los niveles de glucosa, y el síndrome metabólico.

Además de esto, posee compuestos inmunoestimulantes que han demostrado propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antitumorales. Esta alga también podría tener un papel importante para el tratamiento de trastornos neurológicos y de la artritis.

Así mismo, podría mejorar la memoria y ejercer un efecto neuro protector, debido a que es rica en ficocianina y antioxidantes, por ello se cree que podría ser beneficiosa para personas con Alzheimer y para reducir el deterioro cognitivo que ocurre con la edad.

Otras personas lo utilizan para bajar de peso, pues disminuye la inflamación a nivel del tejido adiposo y, como consecuencia, aumenta la pérdida de grasa en personas con síndrome metabólico.

Debido a que es rica en magnesio, un mineral que ayuda a producir las hormonas que causan bienestar, la espirulina podría aumentar la atención, mejorar el humor y la disposición, evitando la depresión.

Finalmente, por ser rica en antioxidantes como la vitamina A, vitamina C, entre otros, que ayudan a disminuir el daño celular causado por los radicales libres, impide el envejecimiento precoz.

 

¿Cuándo y cómo consumir espirulina?

La espirulina es indicada en diversas fases de la vida y para la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades, especialmente en los casos de obesidad y grasa localizada. Para prevenir el envejecimiento y para la recuperación muscular en individuos que realicen actividad física.

Generalmente se utiliza de forma desecada, en polvo o en pastillas como complemento nutricional.

La dosis recomendada de espirulina varía dependiendo de cuál sea el objetivo por el cual se quiera tomar, entre 1 a 8 gramos por día (1000 mg a 8000 mg/día).

La dosis recomendada de espirulina varía dependiendo de cuál sea el objetivo por el cual se quiera tomar, entre 1 a 8 gramos por día (1000 mg a 8000 mg/día)

  • Para bajar de peso: 2 a 3 g por día y media hora antes de cada comida con un vaso de agua. De este modo, el alga produce un efecto saciante natural que nos ayuda a comer menos sin pasar hambre.
  • Ayudar a controlar el colesterol: 1 a 8 g por día.
  • Como suplemento en general: 1 g por día.
  • Mejorar el performance muscular: 2 a 7,5 g por día.
  • Ayudar a controlar la presión arterial: 3,5 a 4,5 g por día.
  • Ayudar a controlar la glucemia: 2 g por día.
  • Para el tratamiento de la grasa en el hígado: 4,5 g por día.

Sin embargo, la espirulina debe ser tomada de acuerdo con la orientación del médico o del nutricionista y es importante empezar por una cantidad baja por el alto poder depurativo de esta alga. También se recomienda beber mucha agua durante el tratamiento, al menos un litro y medio al día, separado de las comidas.

¿Existen efectos secundarios?

En la actualidad, la espirulina se clasifica como “generalmente reconocida como segura” por la FDA, la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU. En principio, aun con el consumo de altas dosis en modelos con animales, no se observó toxicidad aguda, subaguda o crónica.

Sin embargo, se informó que su uso en seres humanos puede causar efectos no deseados. Estas reacciones incluyen cefalea, fenómenos vasomotores, sudoración, mialgias, dificultades para la concentración, activación de autoinmunidad y la exacerbación de enfermedades autoinmunitarias.

Así mismo, no debe ser consumida por aquellos que tomen medicamentos que puedan incrementar el riesgo de hemorragia, mujeres embarazadas o niños en periodo de lactancia. Las personas que padezcan hiperuricemia, hipertiroidismo, fenilcetonuria, o bien algunas enfermedades del hígado y patologías autoinmunes tampoco deberían consumir este suplemento.

Visítanos en Farmawell y encuentra la mejor mezcla de vitaminas y minerales con Espirulina.

Déjanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marca:
Seleccione los campos que se mostrarán. Otros estarán ocultos. Arrastre y suelte para reorganizar el orden.
  • Imagen
  • SKU
  • Clasificación
  • Precio
  • Stock
  • Disponibilidad
  • Añadir a la cesta
  • Descripción
  • Contenido
  • Peso
  • Dimensiones
  • Información Adicional
  • Atributos
  • Custom attributes
  • Campos Personalizados
Comparar
Lista de Deseos 0
Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, estamos para ayudarte. ¿Quieres recibir una asesoría personalizada o información de algún producto?